Aprovecha el verano para disfrutar de la dieta mediterránea

Todos sabemos de lo saludable que es la dieta mediterránea, pues bien, este verano, sea cual sea tu destino vacacional, lo mejor es que optes por ella ya que ni te darás cuenta de que realmente estás haciendo dieta, pero tu organismo sí. Se trata de añadir más legumbres a nuestras comidas, así como los frutos secos para que nos den más energía y los cereales como aporte extra de fibra. La carne roja o el fiambre solo lo tomaremos de vez en cuando, ya que no es bueno abusar de ellos y esta dieta lo sabe bien.

platos de dieta mediterránea

Lo que cocines, mejor que sea con aceite de oliva, que tiene muchos beneficios si lo comparamos con el de girasol. El pescado tendrá que estar presente en nuestra mesa unas tres veces por semana, así como las aves entre las que destacamos el pollo o pavo y como no, los huevos que nos aportan las proteínas necesarias. Si no tomas mucha leche, no pasa nada, porque en su lugar, aumentarás el consumo de queso o de yogures que también nos van a ayudar a refrescarnos. Deja la energía que nos dan los pasteles para el invierno y opta por estos platos más saludables y menos pesados para nuestro cuerpo. 

Reparte tu energía para todo el día

Lo que muchas veces nos sucede y debemos de evitar es que comenzamos la mañana a muy buen ritmo pero antes del mediodía ya estamos agotados. En un día normal, esto se puede producir porque no hemos ingerido los alimentos necesarios para que nuestro cuerpo funcione a la perfección. Siempre lo comentamos, pero bien es cierto que tienes que desayunar alimentos con vitaminas y nutrientes necesarios, así como unos frutos secos para que nos recarguen las pilas. La base para todo ello, además de centrarse en la alimentación también lo hace en poder acostumbrar a nuestro cuerpo a una serie de hábitos para una salud envidiable.

zumos energéticos

Si observamos bien algunas de las dietas más saludables, nos encontraremos con que además del desayuno, no podemos dejar pasar el aperitivo de media mañana, así como la merienda, que aunque no son comidas centrales, nos ayudarán a reponer energía de una manera saludable. Para ello, la fruta puede ser el mejor remedio pero siempre podremos alternarla con una tostada de pan integral y queso bajo en calorías. Aunque ahora, es un buen momento para hidratarnos con zumos naturales que además de agua nos aportarán esos nutrientes a lo largo del día. No te dejes llevar por los momentos de picoteos que se convierten en una suma de azúcares. Mímate más y tu cuerpo te lo agradecerá.

Mejora tu piel en verano con la alimentación

Todas las estaciones debemos de cuidar nuestra piel, pero está claro que en verano, todavía más porque el sol tiende a resecarla y a facilitar la aparición de pequeñas arrugas. Así que, antes de ver nada de esto, debemos de prepararnos para una alimentación correcta cada día. Dentro de los hábitos alimenticios hay varios sencillos pasos a seguir para mantener nuestra piel perfecta durante mucho más tiempo. Uno de ellos es consumir frutos secos porque contienen una amplia variedad de vitaminas y hierro, lo que hará que nuestra piel se vea perfecta durante más tiempo.

cuidar la piel en verano

En verano tenemos que hidratarnos mucho más, por eso, aunque el agua no puede faltar en nuestro día a día, los zumos naturales tampoco. Las naranjas, limones y todos los que lleven vitamina C estarán presentes en una dieta saludable. Del mismo modo que todas las frutas de la estación como pueden ser las cerezas o las fresas. Nuestra piel conseguirá más luz y más vida, gracias a todos los antioxidantes que estos alimentos llevan. Los vegetales de hojas verdes y la zanahoria harán que nuestra piel muestre signos de envejecimiento. Una dieta equilibrada y con mayor cantidad de vitaminas y antioxidantes es lo que nuestro cuerpo necesita para verse perfecto.