Las frambuesas ayudan a combatir la incontinencia urinaria

Las frambuesas cuentan con una acción laxativa y diurética y ayudan a preparar el parto. En infusión, tratan inflamaciones orofaríngeas y no sólo eso. Descubra, a continuación, las propiedades terapéuticas de este fruto rojo que cada vez es más apreciado.

Tienen un color fuerte y un sabor muy característico. Los frutos del frambuesa, deliciosos a pesar del sabor amargo, se utilizan mucho en dulces y mermeladas y tienen una acción laxativa y diurética. La ingestión de frambuesas también es útil para el tratamiento del reumatismo y la gota, e incluso puede ayudar a preparar el cuerpo para el parto. Sin embargo, la infusión de sus hojas no debe tomarse durante los primeros seis meses de embarazo.

Los antiguos herbarios ya mencionaban el uso de las hojas y flores del frambuesa como medicina astringente. Dado que se secan, reducen y reducen las secreciones, se utilizan para combatir diversas enfermedades, incluyendo conjuntivitis y diarrea. También se utilizan como elixir para problemas de boca y coloración vaginal, entre otros.

Se cree que puede haber tenido su origen en las laderas del Monte Ir en Turquía. En la edad media, era muy apreciado tanto por sus usos medicinales como culinarios, sobre todo los frutos.

El frambuesa (Rubus idaeus) es un pariente cercano de la Mora silvestre (Rubus fruticosus), ambas de la familia de las rosáceas. Se trata de un arbusto de hoja caduca.

En algunos casos, puede llegar a dos metros de altura. De su tronco nacen cada año nuevos tallos (turiones), que dan frutos en el transcurso del segundo año y mueren a continuación, el tallo es azul verdoso y leñoso de finos acúleos (picos) muy agudos, hojas de un verde intenso en la parte superior y blanquecino y tomentosas. En la parte inferior, las flores se parecen a pequeñas rosas blancas.

Los frutos, muy apreciados, son rojos de sabor dulce y ácido. Este arbusto procede de Europa, América del Norte y la región templada de Asia, y es espontáneo en Europa Oriental en bosques de llanuras o montañas. En Inglaterra, lo llaman raspeberry y en Francia, donde fabrican un licor con el mismo nombre, framboise.

Principales componentes de las frambuesas

Las hojas de frambuesa, que muchos utilizan para hacer té, contienen taninos hidrolizables y flavonoides. La fruta es rica en vitaminas A, B, C y E, azúcares, pectina, aceites volátiles, hierro, calcio y fósforo. La hoja del frambuesa tiene una fuerte acción astringente debido a los taninos y se utiliza mucho para combatir la diarrea en los niños.

Una fuerte infusión, una solución a la que recurren muchos de los aficionados a las mecitas, es todavía muy útil en forma de gargantas para tratar las inflamaciones de la boca y las encías. En infusión, se utiliza para tratar otras inflamaciones orofaríngeas del tracto respiratorio y del tracto urinario. En el lavado, se utiliza para tratar conjuntivitis e infecciones vaginales.

El poder del frambuesa para curar heridas e infecciones

Para uso externo, sirve para limpiar y desinfectar heridas, infecciones de la piel y úlceras. Sin embargo, las principales propiedades de las hojas de frambuesa, debido a un componente llamado fragina, actúan como tónico uterino, elastificándolo y relajando al mismo tiempo sus músculos, preparando así a las futuras madres para un parto más fácil. Debe tomarse una infusión tres veces al día a partir del sexto o séptimo mes de embarazo.

¡Nunca antes! Después del parto, puede seguir tomándolo junto con ortigas, ya que, además de contribuir a la producción de leche materna, ayudan a combatir la aparición de anemia. Los frutos se utilizan ampliamente en dulces y confituras y tienen una acción laxativa y diurética. También son muy útiles para tratar el reumatismo y la gota.

En China, donde las frambuesas también son muy apreciadas y consumidas, las frutas se utilizan para combatir la incontinencia urinaria. Los que sufren dolores menstruales deben masticar lentamente una hoja de frambuesa. Para las aftas de los bebés, debe llenar un vaporizador limpio con té y pulverizar, colocando en la boca del bebé.

La frambuesa en la cocina

El vinagre de frambuesa es la mejor manera de preservar la vitamina C y la acción terapéutica de la fruta, esta receta no necesita adición de azúcar. Para ejecutarlo en casa, lo cual es muy fácil de hacer, sólo se deben recoger suficientes frambuesas para llenar un frasco, taparlo con vinagre de sidra y ponerlo en un lugar fresco durante tres o cuatro días.

El cultivo del frambuesa en el jardín o huerto

Madurando poco después de las fresas, las frambuesas son muy apreciadas en todas las zonas donde se cultivan. Las plantas bien tratadas producirán frutos continuamente durante un periodo aproximado de diez o más años. Por lo tanto, haga todo lo posible para mantenerlos siempre libres de plagas.

Conviene plantarlas en otoño en países más al sur; o en primavera, en países del norte. Se propagan bien por estaca y les gusta el suelo casi neutro (6,5 a 7,0), cuando se plantan cerca de la ruda, ésta las protege de los escarabajos. Los frambuesas se desarrollan bien en la sombra parcial de los nogales, siendo de las pocas plantas que aceptan desarrollarse en conexión con los nogales, cuyas raíces son tóxicas para muchas plantas.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Puntualo!
[Total: 1 Nota: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *