¿Por qué debes aumentar el consumo de ajos?

El ajo protege el sistema inmunológico, tiene una acción antibiótica y mucho más. Un estudio estadounidense también asocia su ingesta con una reducción del riesgo de cáncer de colon.

El principio activo más importante del ajo es la alicina, que interviene a la vez inmuno, onco y microbiológico. Según un estudio de Iowa Women’s Health Study, en los Estados Unidos de América (EE.UU.), que siguió a 41.837 mujeres de 55 a 69 años durante cinco años, existe una asociación entre el consumo de ajo y una reducción del riesgo de cáncer de colon. Sin embargo, las ventajas de este alimento no se quedan por aquí.

Otra investigación de cuatro años realizada en 152 personas demostró que 900 mg diarios de ajo redujeron en un 2,6% las placas de ateroma, que aumentaron en un 15,6% en el grupo placebo. El ajo se utiliza ampliamente en enfermedades cardiovasculares, como hipocolesterolemiante, anticoagulante, antiagregante plaquetario, anti-aterosclerótico, antioxidante e hipotensor.

También tiene una acción anti-cancerígena debido al aumento de la actividad de las enzimas implicadas en el proceso de antioxidación (catalasa, SOD y glutatión), a la estimulación del sistema inmunitario (leucocitos y citocinas) y para inhibir la formación de compuestos cancerígenos formados durante la digestión (nitrosaminas). Esta acción puede estar relacionada con la potencia bactericida del ajo en relación con el helicobacter pylori, una bacteria que está presente en el origen de muchos cánceres estomacales.

Más propiedades del Ajo

Estimula el sistema inmunológico. En las alergias, actúa como antihistamínico. También tiene una acción antibiótica, antiviral y anti-fúngica directa.

Administración

200 a 1.000 mg de extracto de ajo envejecido al día. En casos graves, la dosis puede ser de hasta 5 g al día.

Precauciones

Es una planta extremadamente segura, excepto en pacientes con IMAO (antidepresivos), ya que puede potenciar su acción.

Remedios caseros

Haz un cataplasma de ajo

En los dolores articulares agravados por el frío, pique una cabeza de ajo, mezcle con dos cucharadas de polvo o jengibre fresco y aplique en las zonas dolorosas 30 minutos.

Alivie el dolor de muelas

Para aliviar la dolorosa sensación, pele un diente de ajo y colóquelo en el lugar del dolor.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Puntualo!
[Total: 1 Nota: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *